El Blog

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

LAS PRIMICIAS

Por cristianogiv - 8 de Julio, 2006, 9:07, Categoría: General


Aproximación al Apocalipsis (50)


LAS PRIMICIAS


“Éstos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Éstos son los que siguen al Cordero por doquiera que va. Éstos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero”. Apo. 14:4.

Comentarios de crítica textual

Hermanos, vamos a estudiar la palabra del Señor. Vamos a continuar con esta aproximación al Apocalipsis, y estamos llegando hoy al capítulo 14. En el día de hoy vamos a considerar, Dios mediante, los versos del 1 al 5, y algunas concomitancias, o las relaciones de este pasaje. Apocalipsis 14:1-5. Como acostumbramos a hacerlo, voy a leer esta versión de Reina-Valera 1960, que la mayoría tenemos adelante, y vamos a hacer los comentarios de crítica textual; es decir, examinando esta traducción a la luz de los manuscritos griegos más antiguos.

“Y miré”; griego kai, “y”, vi o miré; la palabra más exacta es “vi”. “1Y vi, y he aquí el Cordero que estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el nombre de su Padre escrito en la frente (la frase “el nombre” se repite dos veces; no es solamente el nombre del Cordero y el Padre, sino el nombre del Cordero y el nombre, otra vez; “onoma” aparece dos veces en el verso 1). 2Y oí una voz del cielo como estruendo de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como citaristas que citareaban sus cítaras (la palabra es “cítara” más que arpa; es literal, “cítara”; el original usa citarear y cítara). 3Y cantaban como (aquí aparece la palabra jos, como si, como que, entre la palabra cantaban y un cántico) un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatros seres vivientes, y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los de la tierra. 4Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; 5y en sus bocas no fue hallada mentira; y son sin mancha”. La expresión “pues” está agregada por el traductor, lo mismo que la parte “delante del trono de Dios”; solamente aparece en dos manuscritos griegos tardíos. De los 300 manuscritos griegos del Apocalipsis, en ninguno, sino en dos tardíos, se le añadió esta parte: delante del trono de Dios; algunos otros le añaden otra cosa, pero la mayoría y los manuscritos más antiguos terminan donde dice: “y son sin mancha”.


De manera, pues, que si ninguno de los manuscritos más antiguos, sino dos muy tardíos tienen esa frase, entonces significa que es un agregado de algún escriba; porque ¿cómo puede faltar en casi los 300 manuscritos de los antiguos, y solamente son dos manuscritos tardíos en que aparece, frente a 300? Además, como el Textus Receptus se basó en estos dos tardíos, lo incluyó; y como Reina-Valera se basó en el Textus Receptus, por eso Reina-Valera los incluye. Entonces estamos haciendo el examen de la traducción de Reina-Valera a la luz de los manuscritos más antiguos, y también más numerosos. Bueno, hermanos, esto era por ahora el comentario de crítica textual acerca de este pasaje de Apocalipsis 14:1-5. Vamos, entonces, a volver sobre nuestros pasos y a analizar verso por verso esto que estamos leyendo.


Haciendo hincapié entre las dos partes de la misma profecía

En primer lugar, fíjense en dónde aparece el capítulo del pasaje; está en la segunda parte del Apocalipsis. Ya en el capítulo 10 nos dimos cuenta de que el Apocalipsis está dividido en dos grandes partes: La primera parte que va desde el capítulo 1 al 11, y la segunda parte que es cuando se vuelve a profetizar otra vez. Allí, terminando el capítulo 10, el ángel le dice a Juan: Mira, Juan, es necesario que profetices otra vez sobre las tribus, lenguas, naciones, pueblos, reyes, etc. Profetiza otra vez. ¿Qué quiere decir eso? que la segunda parte, es decir desde el capítulo 12 hasta el 22, corresponde a ese profetizar otra vez. Por lo consiguiente, hermanos, es necesario tener en cuenta otra vez esa frase, para interpretar este pasaje de Apocalipsis 14-. No podemos dar una continuidad cronológica entre la primera y la segunda parte de Apocalipsis, porque la primera parte termina con la séptima trompeta, y la séptima trompeta consuma el misterio de Dios; por lo tanto, después de la séptima trompeta, o sea desde el capítulo 12 hasta el 22, no hay continuidad cronológica con el capítulo 11, porque el capítulo 11 termina, consuma el misterio. El ángel lo que le dijo a Juan fue: profetiza otra vez; es necesario que profetices otra vez; es decir, vuelve a profetizar. Ya trataste unos asuntos aquí, ahora es necesario que vuelvas a tratarlos otra vez. No es una profecía en continuidad, sino que es profetizando otra vez sobre lo pasado.

Identificación de los 144.000 sellados de los capítulos 7 y 14

Es por eso que no podemos interpretar los 144.000 del capítulo 14 como si fuesen otros diferentes de los del capítulo 7, porque la profecía del capítulo 14 es volver a hablar otra vez de lo que ya había hablado antes. ¿Qué había hablado antes de los 144.000? en el capítulo 7 había hablado que el Señor dijo que fueran sellados sus siervos de las doce tribus de Israel, ¿recuerdan? Y de ahí vinieron esos 144.000. Un principio de hermenéutica es que no se puede hacer doctrina con un solo verso. Dios mismo se sujeta a sus propias leyes.

Dice Él en su palabra, a través de sus siervos, que en boca de dos o tres testigos conste todo negocio; es decir, que si se va a hacer una doctrina sobre los 144.000, tiene que haber, por lo menos, otro versículo que hable de lo mismo para que se pueda cumplir esa regla hermenéutica. No se puede hacer doctrina de un versículo; tiene que haber otro pasaje paralelo que hable de lo mismo; quizá con otros términos, pero más o menos de lo mismo, para que uno confirme al otro y el otro confirme al uno.


Entonces estos 144.000 de Apocalipsis 14:1-5, considero sinceramente que son los mismos de Apocalipsis capítulo 7; porque entonces ¿dónde estaría confirmado lo del capítulo 7 si fueran otros los del 14? y si los del 14 fueran unos, ¿dónde estarían confirmados los del 14, si no es con los del 7? Esa cifra se confirma en el 7 con el 14, y el 14 con el 7. Además vamos a ver otras cosas que los identifican.


Significación espiritual del monte de Sion

Primero, fíjense en el primer verso: “Y vi, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion”. Aquí estos 144.000 aparecen en el monte de Sion; tenemos que tomar todos los otros versículos de la Biblia que se refieren al monte de Sion para ver y entender a qué se refiere este monte de Sion. El monte de Sion es una palabra espiritual; es una palabra que abarca algo muy grande; no es solamente el monte físico de Jerusalén donde está una parte de la ciudad de Jerusalén, la parte más sagrada donde está el templo, sino que en la Biblia se le llama el monte de Sion al monte del reino, al futuro.

Por ejemplo, hay profecías que hablan del monte de Sion en Isaías 11, en Miqueas. Miremos, por ejemplo, Miqueas capítulo 4, donde aparece una cita típica acerca del monte de Sion. Miqueas 4:1 en adelante: “1Acontecerá en los postreros tiempos que el monte de la casa de Jehová será establecido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos. 2Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion (este Sion es el monte de Sion) saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. 3Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra. 4Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente; porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha hablado”. Vemos que el monte de Sion se refiere al reino de los cielos. Hay una parte en la era de la iglesia y una parte en la era del Milenio. Por lo que vimos en Miqueas, una parte es en el Milenio.


Si ustedes toman los capítulos del 41 al 46 del profeta Isaías, él habla del monte de Sion; él aclara todo lo relativo al monte de Sion; y estamos viendo que el monte de Sion es el cumplimiento del reino; sin embargo, hay una parte espiritual durante la época de la Iglesia que se refiere también al monte de Sion, hablando del monte de Sion como de los cielos en un cierto sentido.


La ciudad del Dios vivo

Vamos a ver eso en Hebreos 12:22: “22Sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, 23a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, 24a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel”. Entonces en este contexto dice que los israelitas se habían acercado al monte Sinaí con truenos y tuvieron temor; pero ahora no; ahora nosotros nos acercamos al monte de Sion; aunque esta carta está dirigida a los hebreos, se aplica también a la Iglesia, porque ahora no hay judío ni gentil en Cristo. “Os habéis acercado al monte de Sion”; pero ¿cuál es este monte de Sion de Hebreos 12:22? La ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial. Jerusalén la celestial es la esposa del Cordero; solamente que antes de que Él descienda ella está en los cielos; es después del Milenio cuando la Nueva Jerusalén desciende de los cielos a la tierra; mientras tanto está en los cielos.

Habrá un reino en el Milenio, y también la Nueva Jerusalén descenderá desde los cielos a la tierra. Aquí la palabra monte de Sion está refiriéndose a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial; es un significado espiritual; por lo tanto aquí en el capítulo 14 de Apocalipsis aparece el Cordero estando en pie sobre el monte de Sion, y con Él 144.000 que tenían el nombre de Él y el nombre de Su Padre escrito en la frente.


Los 144.000 de Apocalipsis 7 fueron sellados también en la frente con el sello del Dios vivo; ese es el Espíritu Santo. El Espíritu Santo se refiere a los que han creído en Cristo; estos 144.000 de Apocalipsis 7, que son de las tribus de Israel, que son israelitas en lo natural, son el remanente de Israel que Dios había prometido que sería salvo; porque Dios prometió a Israel el reino.


El remanente de Israel

Dice Romanos capítulo 11, que ya una vez lo mencionamos, pero ahora vale la pena volverlo a considerar, allí dice que hay un remanente en Israel que será salvo. “25Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, (en parte, no es total. Algunos piensan que el endurecimiento de Israel fue total, no; fue parcial y es temporal) hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles”. Eso es cuando de los gentiles habían de formar pueblo para Su nombre, cuando ya hayan entrado; entonces es la hora del Señor volverse a Israel y tomar a Israel y salvar a Israel; no quiere decir a cada israelita, sino a la nación de Israel representada en las doce tribus, en doce mil de cada tribu. Esos 144.000 son el Israel que recibirá a Cristo en el tiempo final.

El remanente de Israel será de creyentes

Seguimos con Romanos 11: “26Y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad. 27Y este será mi pacto con ellos, cuanto yo quite sus pecados. 28Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; (por ahora los judíos que no reciben a Cristo) pero en cuanto a la elección, (Dios eligió a Israel) son amados por causa de los padres. 29Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios”. Dios llamó a Israel y Dios consideró a Israel su primogénito y sus primicias; por lo tanto, aunque los Israelitas se han apartado del Señor, Él salvará un remanente. Entonces no solamente se trata de judíos individuales, sino las doce tribus; 12.000 de cada tribu formarán el Israel, el remanente de Israel que cumplirá las promesas hechas por Dios a Israel; pero ellos recibirán a Cristo, porque tienen el nombre de Dios y del Cordero escrito en su frente; eso significa que recibirán al Señor; por eso dice que todo Israel será salvo. Cuando dice que todo Israel, se refiere a la nación, no se refiere a los israelitas individuales. Si un israelita personal no recibe a Cristo, se va al infierno; si recibe a Cristo se salva; pero Dios hizo promesas no sólo a las personas, sino a la nación de Israel; y por eso Él reservó 144.000 sellados, escogidos por gracia, que recibirían al Señor y serían sellados con el sello del Dios vivo en sus frentes, que es el Espíritu Santo, y con el nombre del Cordero; o sea, serían cristianos; de ahí el nombre de Dios y del Cordero.

Vamos a ver otros pasajes donde, aunque sin mencionar el nombre, se nos habla del remanente de Israel; y vean cómo habla de ellos con lenguaje similar a este del capítulo 14 de Apocalipsis. Miremos en Sofonías 3:13; sin embargo, quiero que veamos el contexto general del capítulo 3 de Sofonías. “13El remanente de Israel (esos son los 144.000) no hará injusticia ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque ellos serán apacentados, y dormirán, y no habrá quien los atemorice. 14Canta, oh hija de Sion; da voces de júbilo, oh Israel; gózate y regocíjate de todo corazón, hija de Jerusalén. 15Jehová ha apartado tus juicios, ha echado fuera tus enemigos; Jehová es Rey de Israel en medio de ti; nunca más verás el mal. 16En aquel tiempo se dirá a Jerusalén: No temas; Sion, no se debiliten tus manos. 17Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos. 18Reuniré a los fastidiados por causa del largo tiempo; tuyos fueron, para quienes el oprobio de ella era una carga”.

Tuyos fueron. ¡Qué cosa!  “19He aquí, en aquel tiempo yo apremiaré a todos tus opresores; y salvaré a la que cojea, y recogeré la descarriada; y os pondré por alabanza y por renombre en toda la tierra. 20En aquel tiempo yo os traeré, en aquel tiempo os reuniré yo; pues os pondré para renombre y para alabanza entre todos los pueblos de la tierra, cuando levante vuestro cautiverio delante de vuestros ojos, dice Jehová”.


Israel, primogénito y primicias de Dios

Con toda claridad, hermanos, la Palabra del Señor nos muestra que Dios restauraría a Sion; y Romanos 11 venía diciendo eso, que cuando haya entrado la plenitud de los gentiles, todo Israel, o sea, la nación como nación, los 144.000 que representarán la nación, serán salvos; y aquí en Sofonías ¿qué decía de este remanente? “El remanente de Israel no hará injusticia, ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa”. ¿Qué era lo que decía en Apocalipsis 14:4?: “4Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; 5y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha”. Exactamente lo que se profetizaba del remanente de Israel, se está profetizando de estos 144.000. ¿Por qué el Señor, además de escoger de las demás naciones una multitud que nadie puede contar, de las doce tribus de Israel escogió 12.000 de cada tribu? Porque Dios tiene también primogénito.

Vamos a encontrar aquí que la palabra “primicias” se relaciona con la palabra “primogénito”. Dios dice que Israel es Su primogénito, es Sus primicias; por lo tanto, de todas las naciones, tribus, lenguas y naciones habrá gente salva; pero ¿cuál es el hijo primogénito de Dios en cuanto a los pueblos? Es Israel; por eso aparecen estos 144.000, también llamados primicias.


Vamos a leer eso en Jeremías 2:3. Miren cómo hablaba Dios de esta nación: “Santo era Israel a Jehová, primicias de sus nuevos frutos. Todos los que le devoraban eran culpables; mal venía sobre ellos, dice Jehová”. Aquí Dios, hablando por el profeta Jeremías, está diciendo que Israel era sus primicias; Dios lo dice claramente, ¿amén?


Vamos a mirar otros versículos que hablan de esto. En Romanos 11:16 podemos ver una expresión interesante: “Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz  es santa, también lo son las ramas”. Estas primicias de Romanos 11:16 se refiere al Israel primitivo, que después, pasado el tiempo, se rebeló, y Dios los castigó; temporalmente los puso a un lado; temporalmente, parcialmente fueron endurecidos; mientras tanto trabajó con los gentiles; pero Dios va a volver a trabajar con ellos; de hecho a Israel y a Jerusalén se le dieron 70 septenarios o semanas de años, en la profecía de Daniel 9; 69 de esas semanas se cumplieron con Cristo; en la cruz de Cristo la bendición de Dios pasó a los gentiles, y el tiempo de los gentiles ha sido todos estos 2000 años de historia; pero al final, Dios restaurará a Israel; por lo tanto, habrá 144.000 que recibirán al Mesías, que serán de ese remanente, que cumplirán todas estas profecías que hablan del remanente de Israel de los últimos tiempos; a ese remanente se le llaman las primicias. Los patriarcas de Israel primero fueron llamados “primicias”; aquí en Romanos 11:16 leemos: “Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas”; por eso a los 144.000 finales se les llama también “primicias para Dios y para el Cordero”.


Vamos a mirar otros versículos interesantes aquí. Joel 2:32. En el versículo 32, hablando del final, del tiempo del fin, ya para la venida del Señor, dice: “Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Jehová, y entre el remanente al cual él habrá llamado”. El remanente al cual Dios ha llamado, esto es el contexto del tiempo del fin; hay un remanente, hay un monte de Sion.


El capítulo 14 de Apocalipsis nos muestra, en contraste con el capítulo 13, a los adoradores de Dios y el Cordero. El capítulo 13 nos mostró a los adoradores del dragón y de la bestia; el 14 nos muestra a los adoradores de Dios y del Cordero; es un contraste, ¿amén?


Israel, cabeza de las naciones

Miremos otros versículos interesantes para confirmar esta calidad de la nación de Israel, por amor a Abraham, a Isaac, a Jacob, a David, a los profetas. Éxodo 4:22. Miren cómo Dios mismo habla aquí: “Y dirás a Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito”.

Entre las naciones de la tierra, el primogénito de Dios es la nación de Israel; de las demás naciones, de toda tribu, lengua, pueblo y nación, el Señor tendrá escogidos, pero Israel es el primogénito, es las primicias, es el primero que menciona. En Apocalipsis 7 mencionó primero los 144.000 y luego una multitud de todas las demás tribus; lo mismo aquí al principio de Isaías 14. Los cinco primeros versos de Apocalipsis 14 hablan de Israel; ahora miren lo que dicen los siguientes versos. “6Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo”. Vemos que después de mencionar a Israel, menciona a toda nación, tribu, lengua y pueblo; lo mismo que hizo en Apocalipsis 7, lo hizo en Apocalipsis 14, ¿amén, hermanos?


Vamos a ver otro verso en relación con esto que estamos viendo acá. Jeremías 31:7: “7Porque así ha dicho Jehová: Regocijaos en Jacob con alegría, y dad voces de júbilo a la cabeza de naciones; (miren cómo se le llama a Israel: la cabeza de naciones) haced oír, alabad, y decir: Oh Jehová, salva a tu pueblo, el remanente de Israel (para que vean que es el contexto del fin, vean el verso siguiente). 8He aquí yo los hago volver de la tierra del norte, y los reuniré de los fines de la tierra, y entre ellos ciegos y cojos, la mujer que está encinta y la que dio a luz juntamente; en gran compañía volverán acá”. Aquí se le llama claramente a Israel, “cabeza de naciones”, se le llama “el primogénito,” se le llama “las primicias”.


Entonces no podemos interpretarlo en forma diferente a la exégesis que estamos exponiendo; por lo menos yo de mi parte no me atrevo. El hermano John Nelson Darby pone a estos israelitas en la tierra y pone a la Iglesia en el cielo; pero aquí aparecen ellos en el monte de Sion, que es o el Milenio, o por ahora el cielo. ¿Será que durante la persecución del anticristo van a ser sacrificados, como también muchos cristianos de toda tribu, pueblo y nación? y morir con Cristo es bienaventurado; el hecho es que aquí aparecen en el monte Sion y el Cordero con ellos.


Citaristas que citarean sus cítaras

Volvamos a Apocalipsis 14:2: “Y oí una voz del cielo como estruendo de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como de citaristas que citareaban sus cítaras”. Estos citaristas que citareaban sus cítaras no son los 144.000; son celestiales, pero lo que el cielo canta, sólo lo pueden aprender estos 144.000; o sea, estos, como decir, la gente más preciosa de entre los seres humanos, redimidos de entre los hombres, son también cristianos, pero son del remanente de Israel ahora cristianos, que lideran y aprenden lo que otros no pueden aprender; no son ellos solos los que cantan, no; sólo ellos pueden aprender. Si ellos lo aprenden, quiere decir que el canto existía en el cielo antes de que ellos lo aprendieran. Miren lo que dice: “2Y oí una voz del cielo como estruendo de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como de citaristas que citareaban sus cítaras. 3Y cantaban como (esa palabra, “como”, porque es que Juan no lo dice con toda claridad: cantaban un canto; él dice la palabra griega “jos”, “como”, es decir, él trataba como de explicar y no lo podía explicar) un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico (nadie estaba tan en sintonía en la tierra con el cielo como estos 144.000) sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los de la tierra”.

Son vírgenes

Ahora, si son los mismos de Apocalipsis 7, son de las tribus de Israel, son israelitas y son varones; porque aquí en el versículo 4 dice:

“4Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes”. No solamente eran casados que no adulteraron, no; porque un casado no es virgen, aunque no adultere; son varones, ciento cuarenta y cuatro mil que no se contaminaron con mujeres; significa que son célibes para el Señor; gente del tiempo del fin que conoce lo que va a pasar con las mujeres, con los niños en Israel, que va a haber tiempo de angustia, que estrellarán los niños contra las piedras y violarán las mujeres, pero se mantuvieron célibes para el Señor en el tiempo del fin. Dice: “no se contaminaron con mujeres”. No quiere decir que tener relaciones dentro del matrimonio sea pecado; pero de ellos dice: “son vírgenes”, eso significa que son célibes; y dice más:

“Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va”. O sea, de entre todos los de la tierra, el Señor se reservó a este primogénito de entre los hombres, ciento cuarenta y cuatro mil de las tribus de Israel. “Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; 5y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha”.


Aspecto gramático-histórico de primicias

Ahora quiero detenerme un poquito en la palabra “primicias”; porque esto ha sido la causa de varias interpretaciones; entonces hay que estudiar bien lo relativo a las primicias, desde el principio hasta el fin.

Primero, hay que ver el aspecto gramático-histórico de las primicias literales, de las fiestas físicas de Israel; pero Colosenses 2:16 nos dice que aquellas fiestas, junto con los sábados, comidas, bebidas, novilunios, eran sombra del que había de venir, es decir, de Cristo.

Ciertamente aquellas fiestas fueron históricas, pero a la vez proyectan una sombra acerca de Cristo. La pascua habla de Cristo crucificado; los ácimos hablan de Cristo compartido como un pan; las primicias hablan de Cristo resucitado; Pentecostés habla de Cristo derramando su Espíritu: no os dejaré solos, vendré otra vez; ese aspecto de Cristo es Pentecostés; trompetas es Cristo anunciado; expiación Cristo abogado, porque ya hubo la pascua, pero en base al sacrificio de la pascua hay expiación, hay propiciación. Si hubiereis pecado, hijitos, abogado tenemos; Él es la propiciación; la sexta fiesta, de la propiciación habla de Cristo abogado; y la de los tabernáculos, la final del año, Cristo esperado, cuando Él vuelve y empieza el reino, el Milenio; esa es la fiesta de los tabernáculos.


Esas fiestas eran figura de Cristo; entre esas fiestas estaba la fiesta de las primicias. Aquí en Apocalipsis habla de las primicias, y aparecen como primicias los ciento cuarenta y cuatro mil; pero en la Biblia aparecen tres clases de primicias. Las primicias del Nuevo Testamento son: Cristo las primicias de los resucitados de los muertos; los ciento cuarenta y cuatro mil las primicias de los redimidos de entre los hombres, y los cristianos en general que tienen las primicias del Espíritu, que dice Romanos 8, que son primicias de sus criaturas, como dice Santiago. Entonces tenemos tres niveles de primicias:


1. Cristo: las primicias de los resucitados entre los muertos;


2. Los ciento cuarenta y cuatro mil: primicias de los redimidos entre los hombres; y


3. La iglesia, los cristianos, los que tenemos el Espíritu: primicias de las criaturas. Vamos, pues, a ver esos tres niveles en los distintos versículos. El de los ciento cuarenta y cuatro mil ya lo leímos.


Cristo, primicias de los que durmieron

Miremos el de Cristo, que es muy importante. ¿Por qué es importante mirar aquí a Cristo como primicias? Para que cuando leamos la tipología de las primicias, no apliquemos a la Iglesia lo que es de Cristo; porque algunos dicen que algunas primicias eran antes tomadas al cielo y las otras eran después, y entonces dicen que las que eran antes se refieren a unos hermanos más perfectos que otros que son raptados primero, y otros que son dejados después; pero hay que detenerse a interpretar la tipología con base en el Nuevo Testamento.

Miremos 1 Corintios 15:20: “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho”. Aquí aparece Cristo como primicias; por eso la tercera fiesta de las siete de Israel era la fiesta de las primicias; y todas esas fiestas son figura de Cristo; por lo tanto, la fiesta de las primicias significa la resurrección y ascensión de Cristo para presentarse como una gavilla mecida antes de las demás. De manera, pues, que Cristo es la fiesta de las primicias, y las primicias es Cristo. Por eso en Apocalipsis 12, el varón que es arrebatado es Cristo, y las primicias son Cristo. Dice 1 Corintios 15:23: “Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias”. Se refiere al orden de la vivificación en Cristo; el verso 22 decía: “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados”. ¿Cómo? ¿Cómo va a ser la vivificación? Dice: “cada uno en su debido orden”. Noten, ¿cuál es el debido orden que el Espíritu le dio al apóstol? este es el debido orden; no hay otro orden; este es el debido orden: “Cristo, las primicias”. Algunos leen así: Cristo coma, como si fuera uno, las primicias como si fueran otros; pero no podemos interpretar Cristo uno y las primicias otros; porque en el verso 20 había dicho: “Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho”; o sea, Cristo es las primicias. Entonces cuando dice: Cristo las primicias, quiere decir que las primicias es Cristo; Él es la primera gavilla, el primero que resucitó entre los muertos, que ascendió y fue presentado ante Dios.


El orden de la resurrección

Cincuenta días después vino el Espíritu Santo y vino sobre la Iglesia; ahora sí, la Iglesia llegó a ser primicias de sus criaturas por tener las primicias del Espíritu; pero antes es primero Cristo. Cristo las primicias primeras, el que tiene la preeminencia en todas las cosas; entonces el verso 23 se tiene que interpretar en relación con el verso 20 y en relación con Colosenses 2:16. Estas primicias del verso 23, es Cristo. Entonces el orden: “Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida”. Si lo de las primicias fuera distinto, diría: Cristo, luego las primicias, luego los que son de Cristo, luego el fin; pero no, Cristo las primicias; ese es el orden: Cristo es las primicias, luego los que son de Cristo, en su venida; aquí este es el orden del Espíritu Santo por Pablo, los que son de Cristo en su venida; aquí no hace divisiones de raptos parciales, no; los que son de Cristo en su venida.

“24Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, (el Milenio, porque cuando Él viene, establece el Milenio y luego entrega el reino) cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia”. Vemos que aun cuando el Señor entregue el reino, es decir, al final del Milenio, los demás muertos resucitan y van al juicio del gran trono blanco. Ese es el orden de la resurrección. Primero fue Cristo, luego los que son de Cristo en su venida, y luego los demás cuanto entregue el reino al Dios y Padre, o sea después del Milenio; ese es el orden. Entonces aquí aparece: Cristo las primicias; en 1 Corintios 15:20,23, y en Colosenses 2:16.


La Iglesia tiene las primicias del Espíritu

Continuamos el desarrollo de la consideración de las primicias en Romanos 8:23 y Santiago 1:18. Romanos 8:23 dice: “23Sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo”. Ahora habla de las primicias del Espíritu. ¿Qué pasó? Vamos a ver ahora en la tipología que después de que se ofrecía la primera gavilla, cincuenta días después, por eso se le llamó Pentecostés, porque eran siete semanas, y el siguiente día, o sea, el día cincuenta, se ofrecían las otras primicias; y justo en el día de Pentecostés, cincuenta días después de la ascensión del Señor, viene el Espíritu Santo con las primicias del Espíritu y nos hace primicias de sus criaturas. Entonces dice aquí en el verso 23: “... también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu”. Las primicias del Espíritu se refiere a las otras primicias que son después de los cincuenta días, de lo cual vamos a ver ahora la tipología; pero no podemos interpretar la tipología sin el Nuevo Testamento; porque si vamos a leer la tipología desvinculada de los versos del Nuevo Testamento, la podemos interpretar de otra manera. Por eso leí primero el Nuevo Testamento para que controle nuestra lectura tipológica del Antiguo, ¿amén?

Santiago, el hermano del Señor Jesús, dice en 1:18: “El, (o sea Dios, el Padre de todas las luces) de su voluntad, (como dijo Juan: no por voluntad de carne, ni voluntad de varón, sino de Dios) nos hizo nacer (esta es la regeneración) por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas”. Entonces Santiago ¿a quién le está llamando primicias de Sus criaturas? A todos los regenerados. Cuando recibimos las primicias del Espíritu, nacemos del Espíritu, y nos convertimos, por tener las primicias del Espíritu, en primicias de sus criaturas, ¿amén?


Ahora sí vamos a pasar a mirar la tipología de las primicias. Primero, acordémonos de que eran unas órdenes físicas; Israel tenía que dar primicias de todo lo que cosechaba; pero aquello también tenía un sentido espiritual, como lo acabamos de ver en el Nuevo Testamento, ¿amén?


Las primicias son para Dios

Pasemos ahora a mirar a Éxodo 22:29, donde comienza la primera mención de toda la Biblia, acerca de las primicias. Antes de Éxodo 22 no hay ninguna otra mención acerca de las primicias; esta es la primera mención acerca de las primicias que hay en toda la Biblia. Dice Éxodo 22:29: “No demorarás la primicia de tu cosecha ni de tu lagar”. Como lo va a explicar después, Dios quería que de todo lo que cosechemos, lo mejor y lo primero se lo demos al Señor. Por eso dice en Proverbios 3:9: “Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos”. Cuando cosechamos, no las primicias que se presentan antes de las siete semanas, sino las de después, de todo lo que se cosecha, de las mieses, de los productos del trigo, de la cebada, se presenta al Señor las primicias, se le dan al Señor; el Señor dijo: mías son las primicias. Cuando en Malaquías Dios habla de que me habéis robado, no dice, en vuestros diezmos y ofrendas, sino que dice en vuestros diezmos y primicias; porque las ofrendas son voluntarias; en cambio de las primicias Dios dijo: son mías. Cada primogénito es mío; los primeros frutos son míos, me los darás a mí. Entonces por eso dice: “No demorarás la primicia de tu cosecha ni de tu lagar”; y en el 23:19 explica a qué clase de primicias se refería:

“Las primicias de los primeros frutos de tu tierra traerás a la casa de Jehová tu Dios”.


La fiesta de las primicias

Pasemos a Éxodo 34:22: “También celebrarás la fiesta de las semanas”; desde cuando se ofrecía la primera gavilla, desde ese día se comenzaba a contar siete semanas, o sea, cuarenta y nueve días; y en el siguiente día, o sea en el día cincuenta, se ofrecía otra vez las primicias. Hay unas primicias antes de los cincuenta días y otras después. Entonces pongamos atención a la tipología en donde aparece la fiesta de las primicias. Éxodo 34:22: “También (¿por qué también? Porque las otras también, la pascua también, los ácimos también, las trompetas también, la expiación también, tabernáculos también, pero ésta, la de las primicias y la de las semanas) celebrarás la fiesta de las semanas”; y luego la fiesta de las semanas se divide en dos partes: lo que comienza las semanas y lo que termina. Miren el verso 22: “También celebrarás la fiesta de las semanas, (primera parte) la de las primicias de la siega del trigo, (segunda parte) y la fiesta de la cosecha a la salida del año”; o sea, en la fiesta de las semanas, comenzaban las semanas con la primera gavilla, que es figura de Cristo, y luego la otra parte, “la cosecha a la salida del año”, que es después de las siete semanas. Esa es la parte que corresponde con el pueblo de Dios, con la Iglesia: judíos y gentiles.

Éxodo 34:26: “Las primicias de los primeros frutos de tu tierra llevarás a la casa de Jehová tu Dios”. Eso se refiere a la de después, o sea, después de los cuarenta y nueve días.


Las primicias leudadas

Levítico 2:11,12. Viene hablando de que no se debe ofrecer al Señor nada leudado; solamente como ofrenda de primicias. Se debe tener en cuenta que la gavilla que se presentaba antes representa a Cristo, es totalmente pura; pero vamos a ver ahora más adelante, que las primicias que se presentan después de las semanas, sí eran con levadura, porque la iglesia tiene pecado; entonces por eso sí eran con levadura; por eso dice aquí en los versos 11 y 12: “11Ninguna ofrenda que ofreciereis a Jehová será con levadura; porque de ninguna cosa leuda, ni de ninguna miel, se ha de quemar ofrenda para Jehová.

12Como ofrenda de primicias las ofreceréis a Jehová; mas no subirán sobre el altar en olor grato”. Las primicias, no las de antes de las semanas, sino las de después, sí tenían levadura, porque se refiere a la Iglesia, y en la Iglesia hay pecado, y el Señor representó el pecado del pueblo de Dios en la levadura de las primicias después de los cincuenta días. Pasemos ahora al verso 14: “Si ofrecieres a Jehová ofrenda de primicias, tostarás al fuego las espigas verdes, y el grano desmenuzado ofrecerás como ofrenda de tus primicias”.


Las primicias de la siega

Pasemos al capítulo 23 de Levítico, que es supremamente importante. Levítico 23 es la principal tipología. En el capítulo 2 estaban siendo introducidas las primicias y la fiesta de las primicias; pero donde explica la tipología es aquí en Levítico 23 desde el versículo 9: “9Y hablo Jehová a Moisés, diciendo: (vamos a ver con cuidado la tipología) Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, y seguéis su mies...”; aquí no dice trigo; generalmente lo primero que se recogía de la mies era la cebada, porque el trigo representa la muerte de Cristo, la cebada representa la resurrección  de Cristo, por ser el grano de las primicias; ya no dice trigo, dice mies: “Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, y seguéis su mies, traeréis al sacerdote una gavilla por primicia de los primeros frutos de vuestra siega”. Esta gavilla representa a Cristo, las primicias, el primero de los resucitados. ¿Qué pasó? Cristo resucitó, y para que supieran que tenía que presentarse al Padre como primicias, se apareció a María Magdalena, y cuando ella lo iba a abrazar, Él le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre. María no lo pudo tocar antes de que se presentara como primicias al Padre; después Él se presentó, porque mientras Él se desaparecía, se presentó al Padre en secreto, como primicias; después se apareció otra vez y lo pudo abrazar María Magdalena, y lo pudieron tocar; pero primero se presentó al Padre sin que nadie lo tocara. ¿Por qué? porque era primicias para el Padre.

Cristo, la gavilla por primicia

Por eso dice: “traeréis al sacerdote una gavilla por primicia (este es Cristo presentándose en resurrección y ascensión a Dios) de los primeros frutos de vuestra siega. 11Y el sacerdote mecerá la gavilla delante de Jehová, para que seáis aceptos; el día siguiente del día de reposo, la mecerá”. El día de reposo era el sábado; el día siguiente es el domingo, porque Cristo resucitó el domingo; por eso es que el día siguiente al día de reposo, o sea, el domingo, había que presentar a Dios esa gavilla, ese es Cristo, las primicias de los resucitados entre los muertos. “12Y el día que ofrezcáis la gavilla, ofreceréis un cordero de un año, sin defecto, en holocausto a Jehová”. Significa que Cristo iba a presentar el sacrificio que Él hizo por nosotros; holocausto, es decir, para que la gloria, la santidad y la justicia de Dios fueran vindicadas. La expiación es para nosotros; el holocausto es para Dios.

La muerte de Cristo es para Dios; una parte, para vindicar Su justicia que fue ofendida, Su gloria que fue ofendida, Su santidad que fue ofendida; por eso el holocausto es un aspecto de la obra de Cristo. La expiación es otro aspecto; esa es para perdonarte el Señor; la ofrenda de paz es para reconciliarte, pero el holocausto es para agradar a Dios; lo otro es para salvarme a mí. Cristo murió para reconciliar a los dos, para que Dios fuera vindicado y satisfecho y nosotros fuéramos perdonados. El aspecto de holocausto es lo que debemos a Dios; el aspecto de expiación, de ofrenda de paz, es lo que recibimos nosotros de la obra  de Cristo en la cruz; por eso cuando se presentaba la gavilla había que presentar, junto con la gavilla, el cordero para holocausto, sin defecto.


Sigamos leyendo en Levítico 23:13: “Su ofrenda será dos décimas de efa de flor de harina amasada con aceite, (Cristo fue molido por nuestros pecados; por eso fue amasado con aceite) ofrenda encendida a Jehová en olor gratísimo; y su libación será de vino, la cuarta parte de un hin”. Sobre este holocausto se derramaba vino, que representa que Cristo dio su vida por nosotros; o sea que junto con la gavilla se presentaba todo esto, porque Cristo se presentó como abogado, pagando el precio de nuestros pecados.


Miren lo que dice Dios en el verso 14: “No comeréis pan, ni grano tostado, ni espiga fresca, hasta este mismo día, hasta que hayáis ofrecido la ofrenda de vuestro Dios; estatuto perpetuo es por vuestras edades en dondequiera que habitéis”. Quiere decir que nadie podía comer nada hasta que no se ofreciera la gavilla de las primicias; o sea que hasta que Cristo no resucitara, ascendiese y se presentara por nosotros, no podíamos comer; no teníamos derecho a vivir, sino después de que Él pagara el precio de nuestros pecados y se presentara delante de Dios.


Esta es la primera parte de las primicias. Cristo las primicias; Cristo primicias de los que durmieron es hecho; primero en resucitar glorificado para nunca más morir. Antes resucitaron otros: cuando Eliseo y otros, pero vivieron y murieron de vuelta; Cristo es el primero en resucitar glorificado para nunca más morir.


Pentecostés: La Iglesia es el nuevo grano

Ahora, ¿cuál es el lugar de la Iglesia? Entonces ahora nos toca a nosotros. “15Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas serán”. Es el domingo; se empieza a contar siete semanas; cuando llegan los cincuenta días; porque dice: “16Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Jehová”. Cristo fue el primogénito pero entre muchos hermanos. Primero se presentó Él; pero después de los cincuenta días, ahora viene el nuevo grano. Después de las siete edades de la Iglesia, el Señor recoge a Su Iglesia: judíos y gentiles para Él, pero después de las siete edades de la Iglesia; por eso, en la tipología después del día de las primicias, cincuenta días después es el Pentecostés. Cristo ascendió en el día de las primicias, y luego cincuenta días después, justo en el día de los cincuenta días, Pentecostés, ese día vino el Espíritu Santo a la Iglesia; o sea que el nuevo grano es la Iglesia; pero la Iglesia está formada por judíos y gentiles; porque miren lo que dice acá en el verso 16: “Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Jehová”. Significa que desde el día de Pentecostés hay la Iglesia; esa fue las primicias del Espíritu, pero en resurrección y ascensión después de las siete edades de la Iglesia, al final, ¿amén? El séptimo después de Adán fue Enoc, que fue arrebatado como figura del arrebatamiento de la Iglesia después de las siete edades de la Iglesia.

Dos panes: judíos y gentiles

Entonces dice en el verso 17: “De vuestras habitaciones traeréis dos panes para ofrenda mecida, que serán de dos décimas de efa de flor de harina, cocidos con levadura, como primicias para Jehová”. Aquí están las otras primicias; estas otras primicias son dos panes, los gentiles e Israel en la Iglesia. Como eran dos candeleros, dos olivos, entonces son dos panes: los gentiles e Israel. Vemos los ciento cuarenta y cuatro mil como primicias y vemos la Iglesia en general como primicias; y aquí aparecen después de los cincuenta días dos panes de primicias, número de testimonio, porque hay dos testigos que Dios tiene en la tierra: Israel y la Iglesia, que después se juntan y dan un mismo testimonio; dos panes. Entonces dice: “17De vuestras habitaciones”; ¿por qué dice: de vuestras habitaciones? Porque ya no es esta primicia la de la gavilla que se presentó antes de los cincuenta días, no; esta es la del pueblo de Dios; ese es pueblo de Dios que también será llamado “primicias”. Santiago nos llama “primicias de sus criaturas”; los ciento cuarenta y cuatro mil, primicias de los redimidos de entre los hombres; Israel es un testigo, un candelero; la Iglesia es otro testigo, es otro candelero. Son dos olivos: un olivo es Israel y el otro olivo es la Iglesia.

Entonces dice: “De vuestras habitaciones”; ya todo Israel; pero el Señor tomó a los primogénitos a nombre de Israel; luego tomó a los levitas a nombre de los primogénitos; y lo mismo aparece aquí: “De vuestras habitaciones”; tomad de los primeros frutos; no aquel primero, sino lo que vino después, el grano nuevo. Entonces dice en el verso 18: “18Y ofreceréis con el pan (ya no es uno) siete corderos (porque es todo el período de las siete edades de la Iglesia cubiertas por Cristo) de un año, sin defecto, un becerro de la vacada, y dos carneros; serán holocausto a Jehová, (primero es holocausto) con su ofrenda y sus libaciones, ofrenda encendida de olor grato para Jehová. 19Ofreceréis además (porque no sólo hay que satisfacer a Jehová, sino que nosotros debemos ser expiados) un macho cabrío por expiación, y dos corderos de un año en sacrificio de ofrenda de paz”. Todo representa lo que hizo Cristo; primero lo que hizo para el Padre, holocausto; lo que hizo para perdonarnos, expiación; lo que hizo para reconciliarnos, ofrenda de paz. Entonces dice: “20Y el sacerdote lo presentará como ofrenda mecida delante de Jehová, con el pan de las primicias y los dos corderos; serán cosa sagrada a Jehová para el sacerdote”. Vemos, pues, que Levítico 23 es una tipología perfecta del asunto de las primicias. No se pueden tomar las primeras primicias como los arrebatados antes del resto de la Iglesia, porque la primera gavilla es Cristo resucitado el primer día de la semana, antes de la era de la Iglesia. Levíticos 23:22 habla de un último rebusco que tipológicamente se refiere a los que se recogen en el Milenio de las naciones sobrevivientes.


El sacerdocio participa de las primicias

Pasemos a Números 15:21, donde, para completar, dice algo de las primicias: “De las primicias de vuestra masa (aquí ya se refiere a la Iglesia) daréis a Jehová ofrenda por vuestras generaciones”. Esta ya no es la gavilla, sino el grano nuevo con que hacemos pan para nosotros, y, bueno, los primeros y principales panes son primicias para Jehová. Números 18:2,13, dice: “Y a tus hermanos también, la tribu de Leví, la tribu de tu padre, haz que se acerquen a ti y se junten contigo y te servirán; y tu y tus hijos contigo serviréis delante del tabernáculo del testimonio”. El verso 2 nos dice lo que tenían que hacer ellos; luego dicen los versos 12 y 13:  “12De aceite, de mosto y de trigo, todo lo más escogido, las primicias de ello, que presentarán a Jehová, para ti las he dado. 13Las primicias de todas las cosas de la tierra de ellos, las cuales traerán a Jehová, serán tuyas; todo limpio en tu casa comerá de ellas”. Significa que Dios determinó que el sacerdocio comiera de las primicias que el pueblo le daba a Dios.

Números 28:26. Estamos haciendo el seguimiento de todo lo que hay de primicias para que esto nos quedé ojalá claro. “26Además, el día de las primicias, cuando presentéis ofrenda nueva a Jehová en vuestras semanas, (ese es el grano nuevo, ese es de la Iglesia) tendréis santa convocación; ninguna obra de siervos haréis”. Aquí cuando dice: el día de las primicias, cuando presentéis ofrenda nueva a Jehová en vuestras semanas, eso es después de las cuarenta y nueve; por eso es una ofrenda nueva; entonces, “tendréis santa convocación”; es un día especial, es un día de la recogida.


En el lugar escogido por Dios

Deuteronomio 12:6,17: “Y allí llevaréis vuestros holocaustos, (al santuario único; allí es donde se celebran las primicias, en la casa, o sea en la comunión del cuerpo de Cristo, es allí; las primicias es en el cuerpo de Cristo) vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y la ofrenda de vuestras manos, vuestros votos, vuestras ofrendas voluntarias, y las primicias de vuestras vacas y de vuestras ovejas. 17Ni comerás en tus poblaciones el diezmo de tu grano, de tu vino o de tu aceite, ni las primicias de tus vacas, ni de tus ovejas, ni los votos que prometieres, ni las ofrendas voluntarias; ni las ofrendas elevadas de tus manos; (entonces ¿dónde hay qué comer?) 18sino que delante de Jehová tu Dios las comerás, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido”; o sea, en Cristo, en el Espíritu y en el cuerpo de Cristo; ese es el santuario único; representa a Cristo, al Espíritu y  al cuerpo de Cristo; habitar en Cristo, habitar en el Espíritu y habitar en la comunión del cuerpo de Cristo; allí es donde se presentan las primicias y se vive el gozo de las primicias.

Pasemos a Deuteronomio 14:23: “Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días”. Todo lo demás se comía de manera secular, en su casa, pero el Señor decía que lo primero, lo mejor, lo comen en mi presencia, lo comen conmigo; eso quiere decir que Dios tiene el primer lugar y Cristo tiene la preeminencia en todas las cosas.


Pasemos a Deuteronomio 18:4: “Las primicias de tu grano, de tu vino, y de tu aceite, y las primicias de la lana, de tus ovejas, le darás”. ¿A quién? a los levitas y a los sacerdotes. Deuteronomio 26:2,10: “2Entonces tomarás de las primicias de todos los frutos que sacares de la tierra que Jehová tu Dios te da, y las pondrás en una canasta, e irás al lugar que Jehová tu Dios escogiere para hacer habitar allí su nombre. 3Y te presentarás al sacerdote que hubiere en aquellos días, y le dirás: (y ahí empieza a decir todo lo que decía y llegamos al verso 10) 10Y ahora, he aquí he traído las primicias del fruto de la tierra que diste, oh Jehová. Y lo dejarás delante de Jehová tu Dios, y adorarás delante de Jehová tu Dios”. Este es un caso normal; a veces había casos pervertidos.


Primicias de anatemas

Miremos 1 Samuel 15:21. Vemos que ellos quisieron ofrecer primicias del anatema, y esas Dios no las recibe. Cuando Saúl fue y  perdonó el anatema, y el pueblo perdonó el anatema, y vinieron a presentarle a Dios cosas inmundas, ¿qué sucede? que Dios no las recibe. Por ejemplo, una ramera va y vende su cuerpo y quiere diezmar de lo que ganó de sus clientes; o alguien por allá va y hace negocios de narcotráfico y gana dinero, y luego quiere ayudar a construir un templo con lo que ganó del narcotráfico; esas cosas son anatema, eso no lo recibe Dios. “Mas el pueblo tomó del botín ovejas y vacas, las primicias del anatema, para ofrecer sacrificios a Jehová Dios en Gilgal”. Debido a eso vino el juicio de Dios, y por eso tuvo que venir Samuel y hacer lo que no quiso hacer Saúl.

Pasemos a 2 Reyes 4:42. Aquí estamos en el tiempo de Eliseo. “Vino entonces un hombre de Baal-salisa, el cual trajo al varón de Dios panes de primicias, veinte panes de cebada, y trigo nuevo en su espiga. Y él dijo: Da a la gente para que coma”. Aquí tenemos un ejemplo de dar las primicias.


Primicias en tiempos de restauración

2 Crónicas 31:5,12. Aquí está la época de reforma, de restauración cuando Ezequías. Hubo un tiempo de restauración con Ezequías y otro tiempo de restauración con Nehemías. Siempre que había restauración, el pueblo daba las primicias; cuando no había restauración el pueblo se olvidaba de las cosas de Dios y abandonaba el servicio a Dios. Aquí era tiempo de restauración. 31:4: “4Mandó también al pueblo que habitaba en Jerusalén, que diese la porción correspondiente a los sacerdotes y levitas, para que ellos se dedicasen a la ley de Jehová. 5Y cuando este edicto fue divulgado, los hijos de Israel dieron muchas primicias de grano, vino, aceite, miel, y de todos los frutos de la tierra; trajeron asimismo en abundancia los diezmos de todas las cosas. 12Y en ellas (en aquellas cámaras que fueron preparadas) depositaron las primicias y los diezmos y las cosas consagradas, fielmente; y dieron cargo de ello al levita Conanías, el principal, y Simei su hermano fue el segundo”.

El otro ejemplo de período de restauración donde vuelven a haber diezmos y primicias está en Nehemías 10:35,37. Es algo parecido a lo que decía en el tiempo de Ezequías. “35Y que cada año traeríamos a la casa de Jehová las primicias de nuestra tierra, y las primicias del fruto de todo árbol. 37Que traeríamos también de nuestras masas, y nuestras ofrendas, y del fruto de todo árbol, y del vino y del aceite, para los sacerdotes, a las cámaras de la casa de nuestro Dios, y el diezmo de nuestra tierra para los levitas; y que los levitas recibirán las décimas de nuestras labores en todas las ciudades”.  Seguimos en Nehemías 12:44: “En aquel día fueron puestos varones sobre las cámaras de los tesoros, de las ofrendas, de las primicias y de los diezmos, para recoger en ellas, de los ejidos de las ciudades, las porciones legales para los sacerdotes y levitas; porque era grande el gozo de Judá con respecto a los sacerdotes y levitas que servían”.

Todavía seguimos en Nehemías 13:30-31: “30Los limpié, pues, de todo extranjero, y puse a los sacerdotes y levitas por sus grupos, a cada uno en su servicio; 31y para la ofrenda de la leña en los tiempos señalados, y para las primicias. Acuérdate de mí, Díos mío, para bien”. Ahí termina Nehemías.


Estamos haciendo el seguimiento exhaustivo de todos los versículos que hablan de las primicias para que este asunto nos quede claro de una vez por todas; si Dios lo permite. Pasemos a los Salmos; allí vemos cómo Dios llama a los primogénitos, primicias de Israel.


Primogénitos, primicias de Israel

Salmo 78:51: “Hizo morir a todo primogénito en Egipto, las primicias de su fuerza en las tiendas de Cam”. Entonces los primogénitos eran considerados las primicias; como Israel es su primogénito, es las primicias. Pasamos al Salmo 105:36: “Hirió de muerte a todos los primogénitos en su tierra, las primicias de toda su fuerza”.

Luego viene la mención de las primicias en Proverbios 3:9. Ustedes lo escucharon de memoria. Proverbios 3:9 dice: “Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos”.


Pasemos al profeta Ezequiel 20:40. Esto ya es para el tiempo del fin: “Pero en mi santo monte, en el alto monte de Israel, dice Jehová el Señor, allí me servirá toda la casa de Israel, toda ella en la tierra; allí los aceptaré y allí demandaré vuestras ofrendas, y las primicias de vuestros dones, con todas vuestras cosas consagradas”. Seguimos haciendo el seguimiento del asunto de las primicias en toda la Biblia.

Ezequiel 44:30: “Y las primicias de todos los primeros frutos de todo, y toda ofrenda de todo lo que se presente de todas vuestras ofrendas, será de los sacerdotes; asimismo daréis al sacerdote las primicias de todas vuestras masas, para que repose la bendición en vuestras casas”. Ezequiel 48:14: “No venderán nada de ello, (de las cosas santas, de la tierra reservada para Dios) ni lo permutarán, ni traspasarán las primicias de la tierra; porque es cosa consagrada a Jehová”. ¿Qué quiere decir que no se pueden traspasar las primicias? Que los primeros frutos pertenecen a Dios y no se pueden usar para otra cosa, sólo para Dios; no se traspasarán. Hasta aquí son todas las menciones acerca de la primicias que hay en la Biblia; ya después vienen las que vimos en el Nuevo Testamento de Romanos, de Santiago y las de Apocalipsis; eso es todo lo que hay sobre primicias en la Biblia, así que no podemos interpretarlo de otra manera.


Rememoricemos: antes de los 50 días, la primera gavilla, figura de Cristo primicias de los que durmieron es hecho; Cristo las primicias en su debido orden, luego los que son de Cristo en su venida; es decir, después de las siete semanas se trae las primicias de toda la tierra, ya de las que nosotros comemos; de eso lo mejor, lo primero, se le da al Señor, y de la masa se hacen dos panes; pero esos dos panes representan el testimonio ante Dios que son sus primicias; y Él tiene dos testigos en la tierra que son: Israel, que serán los ciento cuarenta y cuatro mil, primicias de entre los hombres redimidos para Jehová, y la Iglesia, los hijos de Dios que tienen las primicias del Espíritu y son primicias de sus criaturas. Entonces, hermanos, hasta aquí lo relativo a las primicias. Ese es el tema de hoy. “Las primicias”. Oremos. ☐


Continúa con: El mensaje de los tres ángeles.

Blog alojado en ZoomBlog.com